PROPUESTA DE EXPRESIÓN ESCRITA PARA EL MEDIEVO

En clase se respira ambiente medieval, por lo que propongo a los alumnos que se inspiren e imaginen que son un personaje de la época, que explica en primera persona un momento emocionante de su vida.

01 marzo 2010

EL CAZARRECOMPENSAS de Guillem Celma

Llevo días detrás de él. Como cazarrecompensas que soy nunca me había costado tanto encontrar a mi próximo objetivo. Esta vez el trabajo me había sido encomendado por el noble señor de la familia Kolter, cuyos dominios llegaban hasta el final de esas cordilleras con puntas azucaradas de nieve muy blanca. En la última taberna que he intentado recopilar información sobre el ladrón al que persigo, conseguí enterarme de que sólo actúa de noche, según los rumores de los viejos veteranos que siempre están al acecho. Este ladrón tiene a todo el pueblo atemorizado,
ha llegado a robar ganado, comida e incluso objetos y reliquias de las iglesias. Por su forma de actuar, deduzco que no le importa ninguna opinión o religión. He ideado un plan, he hecho correr la voz de que objetos de gran valor estarán expuestos en la iglesia mañana por la mañana. Aunque sea de día, el ladrón no podrá dejar escapar esta oportunidad y como no se maneja muy bien a la luz del sol, será más fácil encontrarle. Justo cuando el ladrón se disponga a robar alguna cosa, lo cogeré con las manos en la masa y yo y mis secuaces lo mandaremos a la horca. Todo está preparado, los objetos falsos en su sitió, ventanas cerradas, cirios encendidos. Sólo podemos esperar una cosa: que caiga en la trampa.
 Después de varias horas de exposición ha entrado un chico; es alto, rubio de pelo largo, rostro pálido y alargado. Va caminando disimuladamente por el pasillo tras esperar a que se marchara todo el mundo. De su bolsillo ha sacado un gran saco y ha empezado a coger todos los objetos relucientes de la sala. Justo en ese momento hemos cerrado las puertas y corrido hasta él, lo hemos capturado entre todos y lo hemos llevado al juzgado. Mañana será ahorcado por sus crímenes delante del pueblo, para que sirva de advertencia. Ahora toca descansar.