PROPUESTA DE EXPRESIÓN ESCRITA PARA EL MEDIEVO

En clase se respira ambiente medieval, por lo que propongo a los alumnos que se inspiren e imaginen que son un personaje de la época, que explica en primera persona un momento emocionante de su vida.

17 febrero 2010

EL TROVADOR VALIENTE de Joan Ramón Suárez

Soy un trovador, escribo mis propios poemas tratando temas como el amor, la política, la religión o la historia de mi pueblo. Básicamente los recito para los cortesanos que valoran mucho mi trabajo, pero además con la ayuda de otros juglares mis poemas y canciones se irán extendiendo desde mi pueblo de Sevilla hasta los otros pueblos de la zona. Tengo que reconocer que gracias a mi oficio tengo suficiente dinero para mantener a mi mujer y a mi hija.
Un día inesperado se creó un grave conflicto entre los burgueses y los nobles, en la que yo me vi obligado a participar en favor de los nobles, que consiguieron la victoria. Desde este momento mi vida cambió radicalmente, me aumentó el sueldo y pude realizar muchas más celebraciones para los nobles y los cortesanos y mi hija, a escondidas, empezó a aprender a leer y a escribir.

Un día gris y tormentoso entraron a robar a todas las casas de Sevilla -joyas y objetos de valor- y raptaron algunos niños, niñas y mujeres para venderlos en el mercado de esclavos.
Al enterarme de lo sucedido corrí rápidamente hacia mi casa para asegurarme de que no hubieran raptado ni a mi mujer ni a mi hija, pero desgraciadamente ya habían sido secuestradas por los bandidos. En aquel instante me dirigí hacia el mercado de esclavos que hay en la plaza de Sevilla pero no estaban; en una de las paredes había un papel que decía que el mercado de esclavos se haría en Valladolid.
Me dirigí hacía un establo y robé un caballo y me fui hacía Valladolid velozmente en busca de mi mujer y mi hija. Tarde muchas horas, pero al final llegué al pueblo donde se realizaba la venda des esclavos.
Y gracias al dinero que había conseguido ahorrar en la última etapa, conseguí ayuda y me enfrenté a los ladrones de personas que gracias a mí fueron arrestados, liberando a mi esposa y a mi hija y al resto de esclavos.
Desde ese día fui el héroe de Valladolid y el trovador mejor del pueblo, solicitado para todas las celebraciones que organizaban en el pueblo.